29 nov. 2011

The Healing, by Woodlander

Regresamos la formación completa de Woodlander con este The Healing. Cuando Pablo me envió la demo le dije simplemente que era una de mis canciones favoritas...de siempre. Me encanta The Healing, se adapta perfectamente a mis gustos, la melodía me parece de otra galaxia y una total genialidad.

Poco a poco el tema fue creciendo hasta que con la introducción del peazo bajo de Fran y la batería de Miguel ha alcanzado un nivel que me parecía impensable hace unos años, aunque esto ya cada vez me sorprende menos conociendo la categoría de mis "parteners" jajaja. La voz de Nathalie es preciosa y en esta canción lo borda, le da la calidez precisa. Es una delicia cantando!!

Musicalmente lo podría haber compuesto Clive Nolan para su proyecto Caamora, tiene ese algo de dramatismo, ese puntito progresivo en el intermezzo instrumental que lo hace estar casi en la categoría de la balada prog o incluso metálica por la ruptura que supone con la dinámica y sus acordes en otra escala, que da paso a la parte más "intensa" del tema (el solo final).

En cuanto a las guitarras, que es mi campo, hay varias capas de ellas. Tenemos mi Breedlove en las acústicas grabada dos veces, lo que hace un efecto muy chulo al panoramizarlas al 100%; la grabé directamente a través de la tarjeta de sonido, sin efectos. Es la primera vez que utilizo esta guitarra en una grabación...una maravilla de instrumento, jamás estaré suficientemente agradecido a Fernando y Ángel de Rock'n'Classics por ponérmela delante.

También está la Les Paul arpegiando y dando golpes de acordes, además de con arreglos distorsionados y por supuesto el solo; en este caso la grabación es a través de mi ampli (un Blackstar de válvulas) y la tarjeta.

Los arreglos de Pablo son maravillosos, nada recargados sobre un piano que es el que marca la canción desde el fondo. Hay unos sonidos acertadísimos y de lo más discretos, en su punto, como la producción.

Yo me enamoré de The Healing, espero que os ocurra lo mismo a vosotros!!!



Safe Creative #1111280616863

9 nov. 2011

Arch/Matheos: Simpathetic Resonance

Fates Warning es una legendaria banda de metal progresivo americana, pioneros en el estilo y banda de culto. Son uno de mis grupos favoritos de siempre en sus "dos épocas" marcadas por sus dos cantantes. En la más actual el cantante es Ray Alder. Es quien ha protagonizado la mayor parte de los discos y los más exitosos y celebrados de todos. Pero los tres primeros álbumes (Night On Bröken, Awaken The Guardian y The Spectre Within) los interpretó John Arch, cantante de timbre ultra agudo y de desarrollos armónicos extraños, maestro en adornar sus líneas con arabescos magníficos.

A mi me gustan más los discos de la época Alder, pero los tres primeros me apasionan igualmente. Son cañeros al máximo y las guitarras suenan como auténticos truenos de los dioses del metal.

Pues bien, tras salir Arch del grupo (junto con otros cambios habidos antes y después) no se supo nada de él hasta que sacó un EP de dos temas largos en el que las guitarras corrieron a cargo del "líder" de los Warning Jim Matheos, además de la participación en la batería del gran Mike Portnoy (Dream Theater). Eso fue a principios de este siglo maldito, pero desde entonces nada de nada.

Pero ahora vuelve Mr. Arch con sus facultades vocales potenciadas al máximo, cantando en registros tan altos como antes pero también bajándolos en ocasiones. Se une de nuevo a Matheos (el cual es un genio del prog-metal) y al resto de los Fates Warning actuales: el estratosférico bajista Joey Vera, mi idolatrado guitarrista Frank Aresti en algunos solos aquí y allá y un mago de las baquetas, Bobby Jarzombek. Es decir, la formación actual de FW con el primer cantante.

Ésta banda, que no proyecto, viene para quedarse. El disco que nos ocupa es una auténtica obra magna del metal-prog, un disco de concepto de 55 minutos en 6 temazos, con una amplia gama de registros, complejo en las estructuras y mágico en las interpretaciones instrumentales y vocales.

Comienza con Neurotically Wired, 11 minutos. Es un tema de inicio a lo Warning y diferentes partes de dureza creciente. La batería es sublime y los cambios de ritmos y riffs soberbios. Parece, como todo el disco, a lo que sonarían los Warning de haber continuado Arch como vocalista. Podría ser un tema de los primeros álbumes pero mucho más maduro y con un sonido excelente que nos demuestra que Matheos es también un excelente productor.

El segundo tema es Midnight Serenade es un medio tiempo que empieza tranquilo, sube de intensidad y nos regala un fantástico estribillo. Sus 5 minutos lo convierten en el tema más corto junto al último. Es quizás la canción más accesible de todo el CD porque su rítmica es casi toda en 4/4.

Luego sigue el primer single, Stained Glass Sky (13 minutazos). Probablemente es el mejor tema de todo el disco. Comienza con una descarga guitarrera apabullante en plan shred que podrían haber firmado los Dream Theater por su dificultad y velocidad. Ahí Jarzombek nos da una clase magistral de cómo se debe tocar un doble bombo sin excesos, y durante todo el disco nos da otra de cómo manejar la parte alta de la batería. Hay un riff de guitarra muy sencillo en esta introducción que me flipa y que no paro de imitar con mi Les Paul jajaja. Luego, tras esos tres minutos de intro comienza el tema como tal. En sí mismo ya vale la pena gastarse el dinero por esta canción, es compleja, dura, magistral. Arch está aquí soberbio y nos demuestra lo grande que es, y lo única que es su voz. El estribillo es precioso, tranquilo...preludio a la vuelta de la caña. Luego un intermezzo tranquilísimo roto por Arch liderando una guitarra acústica con lo mejor de su timbre más grave (que no deja de ser agudísimo en todo caso): Repito, muy a lo Warning. Y terminamos de nuevo con ritmos pesados muy metálicos. Temazo. Aquí tenéis la versión "corta", editada para radios.




A continuación tenemos un tema curioso, On The Fence (8 minutos). Comienza con una acústica muy bonita que da paso a una parte medio oriental con un sonido de guitarra precioso y una batería enorme junto a un bajo excepcional. Luego el tema va entrando con fuerza. No es lo más duro del disco, pero el riff está claramente inspirado por Mr. Iommi. No es la canción que más llame la atención en la primera escucha, pero tiene infinitos matices en forma de riff de armónicos, una sección rítmica excelente y varios cambios aquí y allá, sobre todo uno en el que Arch lleva la voz al límite cantando apasionadamente. Me encanta este On The Fence.

En quinto lugar tenemos Any Given Day (Strangers Like Me) de 10 minutos y que podemos decir que son dos temas en uno más que una mini-suite. El primero es una concatenación de genialidades rítmicas (ojo al batera, se sale aquí), de diferentes armonías y cambios de ritmo. Bestial. La segunda parte es lo más tranquilo del disco, de nuevo parece un tema de los primeros Warning gracias a esa peculiar forma de cantar de Arch. Termina en medio tiempo con un desarrollo vocal épico, fantástico, de lo mejor que he oído en años en el género.

El disco termina con una maravilla llamada Inciense And Myrrh de 5 minutos mágicos. Es una balada con ritmo raro y cambiante. Sé tocarla con la acústica, pero entrar a tiempo...amigo, esa es otra cosa jajaja. La letra es desgarradora y la acústica es obra de un genio como Matheos. Luego el tema sigue más cañero en un estribillo magnífico, nos aporta el único solo a dos guitarras Matheos/Aresti de todo el álbum (ojalá lo hubiesen hecho alguna vez más, son maestros en ello), y se desvanece por fin en el final del disco. Estoy enamorado de esta canción y por ello os la pongo también aquí.



En definitiva, éste es para mí el disco de 2011, muy por encima de Symphony X y Dream Theater. Es una obra maestra de un estilo que es el que más me gusta, así que la disfruto el doble.

Enhorabuena a la banda, y os pedimos que después del próximo disco de Fates Warning que esperamos para 2012, volváis a regalarnos otro trabajo de este nivel.