15 feb. 2012

Kharma Code

¡Hola amigos!

Hoy quiero contaros un montón de cosas sobre esta banda madrileña de rock progresivo y espero no dejarme nada en el tintero.

Conocí a Kharma Code por sugerencia de un amigo de Facebook, como tantas y tantas bandas, enlaces, clips, etc. que día tras día puedes ver en uno u otro muro. Sin embargo la fuente era de fiar, vosotros me entendéis, así que pinché el enlace y confieso que 10 minutos después estaba escribiendo un mensaje preguntándoles cómo podía comprar su disco.


Después de intercambiar un par de mensajes y de dejar en el limbo de los justos durante un mes el último que me envió Kike, bajista de la banda, al fin le conocí en persona y me trajo en mano el que es su primer CD, llamado Secrets Indoors. ¡Además de un bajista magnífico es un tipo encantador!
De ellos contaros que son cinco componentes, David Ordás (Voz), Nacho Hernández (Guitarras), Kike Martínez (Bajo), Joaquín Díaz (Teclados) y Pack Cosano (Batería). Son muy jóvenes lo cual sorprende aún más en una banda de un género tan maduro como es el progresivo, e incluso más en un país como el nuestro en el que el prog es tan minoritario. Sus cualidades técnicas son apabullantes, tocan como los ángeles lo cual se extiende a las voces, muy especialmente cuando crean armonías con ellas. A nivel compositivo son excelentes y los temas de este CD destilan buen gusto, conocimientos del estilo y muchas, muchísimas horas de trabajo.


Si afirmo aquí que son la mejor banda prog que he escuchado en este país, la única que me ha dejado con ganas de volver a escuchar su música una y otra vez y creo ser un paladar exigente, no estoy exagerando en absoluto. Kharma Code mezclan elementos de diferentes influencias, aunque la más evidente es la de los reyes: Dream Theater. Pero no se trata de un intento de copia estilística, de imitación vacía de contenido propio, sino que estos chicos suenan a ellos mismos y han desarrollado, o están desarrollando, un sonido característico dentro del género.

Menciono a Dream Theater porque, como decía, es su influencia más clara, pero podemos escuchar en ocasiones pasajes más cercanos al neoprogresivo de Arena que al metal prog de los neoyorquinos. Las líneas melódicas son muy distintas a las que estamos acostumbrados a escuchar cantadas por James LaBrie y eso es lo que más les diferencia.

Luego, en los desarrollos instrumentales, sí que apreciamos más claramente esa influencia. Ésta también es clara en la portada y el libreto que podrían ser las de uno de sus discos. Y no quiero dejar de mencionar las excelentes letras, otro ingrediente más de la ecuación.

Voy a detenerme en cada uno de los cuatro temas de Secrets Indoors y trataré de comentarlos poco a poco y de hacer un somero análisis. ¿Cuatro temas? ¿Es un EP? ¡No! Las duraciones son típicas del género, y todos juntos suman unos 40 minutos.

Podéis oírlos todos ellos en este enlace:

1.- WAR OF ELEMENTS (9:35)

Comienza el CD con un sonido misterioso en el que se empieza a hacer presente por detrás la batería de un modo contundente. Entran el resto de instrumentos en un riff fantástico en el que bajo, guitarra, teclas y batería nos enseñan de lo que son capaces. Comienzan los cambios de melodía y ritmo que se suceden con virtuosismo desde el principio hasta el final del tema. Cuando han pasado dos o tres minutos ya estás perdido amigo: te han atrapado.

La voz muestra también su enorme calidad tanto en solitario como en armonías de dos o tres voces. El tema se sucede en claro estilo metalprog con diferentes secciones que nacen con naturalidad una tras otra. El bajo está magnífico al igual que la batería, y el equipo guitarra-teclado se reparte el protagonismo dibujando montones de fragmentos magníficos tras la voz.

Las partes instrumentales son simplemente magníficas, especialmente bellas en los momentos en los que teclados y guitarra van al unísono. Tiene partes duras, otras más melódicas, largos desarrollos instrumentales, melodías inspiradísimas hasta que regresa al tema principal…es una obra maestra.

2.- CIRCLE OF WILLIS (6:08)

A toda leche comienza esta canción, muy técnica y compleja rítmicamente. A ver quién es el guapo que repite lo que han compuesto aquí, es impresionante. La melodía inicial me recuerda muchísimo a mis amados Fates Warning, por lo misterioso.

Es indudablemente metal progresivo de alta calidad, con un estribillo épico…aunque hablar de estribillos en este género es cuanto menos dudoso, claro. La sección instrumental es brutal, desborda calidad. Las bondades que he mencionado en el primer tema se repiten aquí: instrumentos y voces al más alto nivel. Me encanta este tema, se me hace cortísimo…

3.- THE MACHINE (DEUS EX MACHINA) (6:11)

Esta canción es diferente a las otras tres. Me explico: sus primeros minutos son neoprogresivos a tope. ¡Qué teclado, qué melodía, qué maravilla de comienzo! Después tenemos una clara influencia Dream Theater en las voces que hablan intercaladas, es un recurso habitual de ellos. Y el momento del “Taaaake me…” es Arena al 100%, Clive Nolan no lo hubiese escrito muy diferente. Cuando la escuché por primera vez me di cuenta de que estaba literalmente boquiabierto.

Luego la canción se endurece intercalando de nuevo ese fragmento que os he comentado, acabando la parte instrumental con un maravilloso solo de guitarra acompañada del teclado. Continúa épica, pletórica, rápida, llena de energía hasta que regresa el sonido de teclado inicial acompañando a la voz. Una barbaridad de canción.

4.- KHARMA CODE (17:03)

Suite en cuatro partes, era lo único que le faltaba al disco: un tema larguísimo y lleno de matices. Si quisiera comentarlo como los anteriores necesitaría páginas y páginas…resumiré un poco. Comienza con guitarra acústica y un piano luminoso que introducen la melodía con maestría. Y qué melodía, amigos, qué preciosidad.

Se intercalan los pasajes instrumentales en los que nos demuestran una y otra vez lo buenos que son, aunque no hay lucimientos absurdos sino que los cuatro están al servicio de la canción. Eso es madurez y equilibrio. En esta canción la primera parte instrumental larga es perfecta, los cuatro están enormes. Y no me canso de insistir en las melodías, que son fantásticas.

Como decía, no voy a intentar analizar todas las fases por las que pasa la canción, sólo deciros que son muchas y todas buenas llegando a lo floydiano en un pasaje concreto y bellísimo. Son 17 minutos de Primera División. Y al final, un pequeño “huevo de pascua” que no desvelaré, junto a una parte que interpreto como un homenaje Scenes Of A Memory de Dream Theater, que clasifiqué como el mejor disco del género en el artículo que escribí hace unos meses.

Acabo ya. Sólo repetir lo que había dicho antes: Kharma Code son los mejores en el prog español, ojalá tengan la oportunidad de triunfar por todo el mundo porque nivel tienen. Este primer trabajo es muy superior al primero de los Theater, y son tan jóvenes que tienen un margen de mejora que asusta…¡suerte!

3 comentarios:

  1. Esto promete, Álvaro. Además es una alegría ver una banda española con ese nivelazo. Gracias por compartirlo con nosotros.

    ResponderEliminar
  2. Ya he escuchado el disco unas cuantas veces (aprovechando un viaje relámpago) y tengo que decir que es un disco excelente. Aparte de que está interpretado y compuesto con maestría (a pesar de lo jóvenes que son) está tan bien hecho que te mantiene enganchado a la música de principio a fin... un gran disco, de un grupo muy prometedor. Suscribo lo que dice Carlos: banda española con nivelazo, a la que hay que seguir con atención. Muchas gracias por el descubrimiento, Alvaro, y estupendo artículo!

    ResponderEliminar
  3. Y a propósito: mi tema favorito es The Machine... tiene un regusto a progresivo clásico extraordinario, aunque me gustan todas!!

    ResponderEliminar